DESESTIMAN UNA RECLAMACION DE 700.000 EUROS DE UNA EMPRESA PROMOTORA.

EL JUZGADO DE I INSTANCIA N º 1 DE OVIEDO HA DESESTIMADO LA RECLAMACION DE UN EMPRESA PROMOTORA FRENTE A UNOS PARTICULARES A LOS CUALES RECLAMABA 700.000 EUROS EN CONCEPTO DE PERJUICIOS POR UNA OPERACIÓN INMOBILIARIA FALLIDA.

EL JUZGADO ESTIMA LAS ALEGACIONES FORMULADAS POR ASTURLEX ABOGADOS, ENTIENDO QUE SE DE EXISTIR UN PERJUICIO SE HUBIESE CAUSADO POR UNA ACTUACION UNILATERAL DE LA ADMINISTRACION PUBLICA, Y NUNCA DE LOS PARTICULARES CODEMANDADOS.

POR TAL MOTIVO, ELA MAGISTRADA DESESTIMA INTEGRAMENTE LA DEMANDA PLANTEADA POR LA EMPRESA PROMOTORA, IMPONIENDOLE LAS COSTAS DEL PROCEDIMIENTO.

Un juez avala en Oviedo que la venta en los ‘top manta’ no constituye delito penal

SENTENCIA INSÓLITAAbsuelve a un senegalés que ofrecía 197 copias ilegales en la plaza de América. El fiscal pedía la expulsión del país por vulnerar la propiedad intelectual.

Oviedo (Fuente La Voz de Asturias)

La venta de copias ilegales de música en la calle no es un delito susceptible de ser perseguido por la vía penal. El titular del juzgado de lo penal 2 de Oviedo, el magistrado-juez Francisco Javier Rodríguez Santocildes, así lo ha entendido al dictar una sentencia por la que absuelve a un senegalés del delito contra la propiedad intelectual que le imputaba el fiscal y donde estaba en juego su expulsión del país. El magistrado-juez sigue así la línea abierta por el tribunal de la sección tercera de la Audiencia Provincial que, en un caso similar ocurrido a un vendedor de un puesto ambulante en unas fiestas patronales de Piedras Blancas, le eximió de responsabilidad amparado en que la venta de varios CD piratas no entra dentro de lo que se considera un «perjuicio de terceros».

El acusado, A.M., de 32 años y natural de Keur Assane (Senegal), no tendrá que abandonar España, tal y como reclamaba la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) después de que en septiembre de 2005 –apenas cuatro meses después de que presentara su solicitud de regularización– fuera sorprendido por agentes de la Policía Local en posesión de 197 CD que eran copias de los originales obtenidos sin autorización, que ofrecía a los viandantes que paseaban por la Plaza de América.

El magistrado-juez contaba entre otras pruebas con el propio reconocimiento de los hechos por parte del acusado; con la declaración de los agentes de la Policía Local que acreditaron que en el momento de ser sorprendido estaba ofreciendo la mercancía y con el peritaje de la Policía Científica que avaló la falsedad de los CD.

El Supremo absuelve al padre de las gemelas maltratadas de Soto del Barco

La sala considera a la madre autora material y defiende que el padre no pudo comprobar las lesiones porque eran necesarios estudios médicos.

Soto del Barco (Fuente La Nueva España).

La sala segunda de lo penal del Tribunal Supremo ha absuelto al padre de Soto del Barco acusado de maltratar a sus tres hijos menores de edad -un niño y dos niñas gemelas- y causar lesiones irreversibles a una de las niñas, de tres meses. La sala ha estimado el recurso presentado por el abogado de Javier H. J., el penalista de Asturlex, Pedro Paulino Sánchez.

El padre había sido condenado en primera instancia por la Audiencia Provincial de Oviedo a veinte años de cárcel al considerarle responsable de los delitos «por omisión del deber de impedir su comisión», mientras que consideraba a la madre responsable de los delitos «por haber ejecutado directa, material y voluntariamente los hechos». La sentencia del Supremo, a la que ha tenido acceso este periódico, considera que «no existen elementos de donde deducir que el recurrente pudo comprobar unas lesiones para las que eran necesarios estudios médicos especializados, por tratarse de lesiones neurológicas». Además, la sentencia reza que «por si fuera poco, la prueba pericial acreditó que se debían realizar pruebas médicas especializadas para ver el alcance de las lesiones, tal y como expusieron los peritos en el juicio oral».

Para la sala segunda de lo penal en el Tribunal Supremo existe «una contradicción» en la sentencia de la Audiencia Provincial «entre la falta de apariencia física exterior de tales lesiones y la atribución al acusado mediante comisión omisión, que requiere un reforzamiento en el aspecto probatorio, ya que, en estos casos, la culpabilidad del agente resulta de su omisión». La sentencia del Supremo también destaca como relevante que el padre de los menores «acude al hospital» y que «tal contradicción no explica cómo puede haber una actitud de inacción y otra de acción a la vez, contribuyendo a solicitar atención médica».

En cuanto al recurso presentado por la defensa de la madre de los pequeños, Elisabeth G. H. el Tribunal Supremo lo estima de forma parcial y la absuelve del delito de violencia habitual, por el que había sido condenada a tres años de cárcel. La sala no considera probado que los malos tratos se produjesen de forma habitual. «Hubo un seguimiento profundo y pormenorizado por parte de los servicios sociales donde se insiste en que nunca se detectó maltrato hacia los niños», señala la sentencia.

Los hechos se remontan a 2008 y el juicio en la Audiencia Provincial, en Oviedo, tuvo lugar en febrero de este año.

Un juez absuelve de abandono de familia a un asturiano que no pagó 70.000 euros a sus hijos

El fallo considera que no se ha probado que el hombre tuviera una intención clara de no hacer frente a sus obligaciones.

Oviedo (Fuente La Nueva España)

Un asturiano ha sido absuelto de un delito de abandono de familia después de que no pagara pensiones a sus hijos por valor de 70.000 euros desde 1994, porque, según el Juzgado, no se ha probado que tuviera una intención clara de no hacer frente a sus obligaciones. El juez considera que la mujer debe agotar la vía civil.

El Juzgado de lo penal número uno de Oviedo ha absuelto de abandono de familia a un asturiano que desde 1994 no paga la pensión estipulada para sus dos hijos tras su separación matrimonial, sumando ya una deuda de 70.000 euros, porque no considera probado que el hombre tuviera una voluntad clara de no pagar. Según el juez José María Serrano, su ex esposa no reclamó esta cantidad previamente por vía civil -al menos que tenga constancia el Juzgado-, «cuyo incumplimiento sí sería indicio» de no querer hacer frente a la deuda.

La fiscalía del Tribunal Superior de Justicia reclamaba para el acusado el pago de una multa de 1.080 euros y el abono a su familia de una indemnización de 69.808,53 euros (la cantidad exacta no pagada). La acusación particular, ejercida por su ex esposa en nombre de los dos hijos de la pareja, solicitaba para él un año de prisión, multa de 3.600 euros y la misma indemnización. La mujer consideró que el juez debía condenarlo «porque no había cumplido con sus obligaciones fijadas en la separación».

Por su parte, la defensa, representada por José Manuel Álvarez Fernández, de Asturlex Abogados, solicitó su absolución. El letrado, que califica la sentencia de «novedosa», defendió ante el juez que en la actuación del acusado no concurría la intención de no cumplir la orden judicial que exige el Código Penal, «ya que en ningún momento se demostró su Take it horoscopes sagittarius by day, some times they will want a connection, at other times, they will be happy to snooze by themselves. voluntad de no hacer frente» a sus cargas familiares.

La sentencia de separación del matrimonio es el 7 de mayo de 1994. El Juzgado impuso al hombre la obligación de pasar a sus hijos 75.000 pesetas al mes, más 5.000 pesetas más en calidad de pensión compensatoria a su ex esposa. Nunca pagó, explica la sentencia, hasta sumar una deuda de 70.000 euros. Según el juez, hasta abril de 2006 (fecha de la calificación del fiscal) no hay constancia de que la mujer reclamara el dinero por vía civil. Su marido tenía unos ingresos de 816 euros mensuales, más comisiones.

Para el juez, «el procedimiento penal no es cauce para obtener una ejecución del mandato impuesto en una sentencia de separación matrimonial. Solamente cuando se observe una actitud pertinaz contraria a cumplir con esa orden judicial se estaría ante un delito de abandono de familia. Por no estar presente esa intención -apostilla el Juzgado- el acusado debe de ser absuelto». La mujer, añade, «debe acudir al procedimiento civil de separación judicial para reclamar» el dinero.

Un juez absuelve a un conductor que triplicó la tasa de alcohol

La sentencia no cree probado que la bebida afectara su modo de conducir

TRIBUNALES (Fuente La Voz de Asturias)

El juzgado de lo penal de Avilés ha absuelto a un corverano de un supuesto delito contra la seguridad del tráfico después de haber triplicado la tasa máxima permitida en dos controles de alcoholemia. En la sentencia, el juez estima que no quedó suficientemente acreditado que el alcohol llegara a afectar a la capacidad del acusado para conducir.

La insólita sentencia se produce incluso después de que el propio acusado reconociera durante el juicio que había ingerido bebidas alcohólicas antes de ser detenido por la Policía Local para realizar el control de alcoholemia.

Según relata el letrado del conductor, José Manuel Alvarez Fernández, el origen de la sentencia está en la madrugada del pasado 1 de mayo, cuando el corverano F.G.M., de 47 años de edad, fue visto por agentes de la Policía Local a una velocidad «excesiva» en la calle Pruneda de Avilés. Los policías trataron de dar el alto al conductor pero éste realizó «una maniobra brusca con el propósito de eludir la acción policial», prosigue el abogado, del despacho Asturlex.

DETENIDO Tras detenerlo, los policías efectuaron los correspondientes controles de alcoholemia, en los que F.G.M. ofreció unos resultados de 0,78 y 0,8 miligramos, cuando la tasa máxima es de 0,25 miligramos por litro de aire expirado.

Ante esos resultados, los policías procedieron a abrir diligencias judiciales contra el conductor, que estuvo detenido ese día hasta que quedó en libertad provisional.

RETIRADA DEL CARNE A la vista del informe policial, el fiscal presentó cargos contra el corverano por un delito contra la seguridad en el tráfico, por el que pedía que se le impusiera una multa de 1.600 euros y que se le retirara el carné de conducir por el plazo de año y medio, algo que el juez finalmente rechazó.

Sin embargo, durante la vista (por el procedimiento de los llamados juicios rápidos ), se dio la circunstancia de que el atestado policial en el que figuraba que el hombre triplicaba la tasa de alcoholemia no fue suficiente para demostrar que el conductor no estaba en condiciones de guiar el vehículo.

A ello se añadió la declaración de un testigo que al parecer observó al acusado en la calle Pruneda aseguró que el acusado aparentaba encontrarse en perfecto estado para ponerse al volante.

En su sentencia, el juez señala que «si bien existe una tasa de alcohol elevada, no consta en modo alguno que haya afectado a la conducción ni a las facultades para la misma». El juzgado llega a esa conclusión después de que no constara que el conductor «circulara de manera anómala, ni que presentase signo externo alguno de que la ingesta de alcohol afectase a su capacidad psicofísica».

De ese modo, el conductor queda libre de cargos y mantendrá su licencia de conducción, ya que la sentencia ya es firme al haber concluido el plazo con el que el ministerio fiscal contaba para recurrir la resolución del juez.